Viaje a Egipto

Día 7 (y 3) Luxor

Egipto


 

Tebas: A la antigua Waset la llamaron Thebai, Tebas, los griegos. Waset estaba en el nomo IV del Alto Egipto, en su parte más meridional. Su posición geográfica contribuyó grandemente a la importancia histórica de la ciudad: estaba cerca de Nubia y del desierto oriental, con sus valiosos recursos minerales y sus rutas mercantiles, y a la vez distante de los centros dominadores del norte. Los gobernantes locales de Tebas, en los comienzos de la historia egipcia, llevaron a cabo una política de expansión activa, sobre todo en los Períodos intermedios I y II; en el último período esto se enmascaró como una reacción egipcia contra los invasores extranjeros (los hicsos). Los monumentos más antiguos son los de finales del Imperio Antiguo y escasean, siendo entonces Waset poco más que una ciudad provinciana. Su ascensión camino de la capitalidad tuvo efecto durante la XI dinastía, aunque a comienzos de la XII dinastía la capital fue trasladada a Itch-tauy; pero Tebas, con su dios Amón, se afianzó como el centro administrativo de la parte meridional del Alto Egipto. Su período de mayor esplendor llegó con la XVIII dinastía, cuando la ciudad fue la capital efectiva del país.

Luxor - Avenida de las esfinges
Luxor - Avenida de las esfinges

Sus templos fueron los más importantes y los más ricos de todo Egipto, mientras que las tumbas preparadas para la minoría más destacada de sus habitantes, y que se situaron en la orilla occidental, fueron las más lujosas que jamás contemplaron ojos egipcios. Incluso a finales de la XVIII dinastía y durante el período ramesida, cuando la residencia y el centro de las actividades regias se desplazaron hacia el norte (El-Amarna, Menfis y Pi-Ramsés), los templos tebanos continuaron con todo su esplendor, los monarcas continuaron siendo enterrados en el Valle de los Reyes, y la ciudad retuvo parte de su importancia en la vida administrativa del país. Durante el III Período intermedio, Tebas, con el sumo sacerdote de Amón a su cabeza, representó la contrabalanza a la soberanía de los reyes de las dinastías XXI y XXII, que gobernaron desde Tanis, en el delta. La influencia tebana sólo acabó en el Período tardío.

Luxor - Base obelisco y estatuas de Ramses II a la entrada del templo
Luxor - Base obelisco y estatuas de Ramsés II a la entrada del templo

La parte principal –y probablemente la más antigua- de la ciudad así como sus templos más imponentes estuvieron en la orilla oriental. Cruzando el río, en la banda occidental, estaba la necrópolis con las tumbas y los templos funerarios, así como el barrio occidental de la ciudad; Amen-Hotep III tuvo su palacio en el-Makata, y a lo largo del período ramesida la propia ciudad se situó al norte del mismo, en Medinet Habu.

Templo de Luxor: El templo que hoy podemos ver se debió esencialmente a dos faraones: Amen-Hotep III (la parte interior) y Ramsés II (la parte de fuera). Otros muchos soberanos contribuyeron a su decoración en relieve y a sus inscripciones, añadiendo pequeñas estructuras o introduciendo pequeños cambios, principalmente Tut-anj-Amón, Hor-em-heb y Alejandro Magno. Una capilla funeraria primitiva de la tríada tebana fue incorporada al patio de Ramsés II. La longitud total del templo, desde el pilón al muro trasero, se aproxima a los 260 metros. El templo estaba dedicado a Amón, que en Luxor adoptó la forma del Min itifálico.

Luxor - Columnata de Amenophis III
Luxor - Columnata de Amenophis III

La avenida de esfinges con cabeza humana de Nectanebo I unía Karnak, a Unos 3 kilómetros al norte, con Luxor. El templo está frente a un pilón de Ramsés II. Dos obeliscos de granito rojo se erguían originariamente frente al pilón, pero ahora sólo queda uno de aproximadamente 25 metros de altura; el otro fue trasladado a la plaza de la Concordia de París, en los años 1835-36. Varias estatuas colosales de Ramsés II, dos de ellas sedentes, flanquean la entrada. El patio peristilo de Ramsés II, que se abre tras el pilón, tiene 74 columnas en forma de papiros con escenas del faraón en presencia de varias divinidades. Las columnas están dispuestas en doble hilera alrededor del patio, interrumpidas por un santuario consistente en tres capillas de Amón, Mut y Jonsu, construidas por Hatshepsut y Thutmosis III y vueltas a decorar por Ramsés II.

Luxor - Estatuas de Ramses II entre columnas
Luxor - Estatuas de Ramsés II entre columnas

Fue probablemente la existencia de ese santuario la que motivó una notable desviación del eje de las construcciones de Ramsés II respecto del templo anterior de Amen-Hotep III. Colosos erguidos al lado del faraón están colocados en los huecos que se encuentran en la primera fila de columnas al extremo meridional del patio. La entrada a la columnata procesional de Amen-Hotep III, con siete columnas a cada lado, tiene dos colosos sedentes de Ramsés II con la reina Nefertary junto a su pierna derecha en el lado norte, mientras que en el lado sur hay dos estatuas dobles, sedentes también, que corresponden, respectivamente, a Amón y Mut.

Templo Luxor
Luxor - Templo iluminado al anochecer

Un patio peristilo de Amen-Hotep III se fusiona por uno de sus lados con la sala hipóstila, que es la primera habitación de la parte interior del templo, originariamente techada. ésta conduce a una serie de cuatro antecámaras con habitaciones auxiliares. La llamada "Estancia del nacimiento", que se encuentra situada al este de la antecámara segunda, está decorada con relieves que describen el simbólico "nacimiento divino" de Amen-Hotep III como resultado de la unión de su madre Mut-em-uia con el dios Amón. Alejandro Magno construyó un santuario de barcas en la tercera de las antecámaras. El santuario de Amen-Hotep III es la última estancia sobre el eje central del templo.


 

Anterior | Menú Egipto


Egipto