Viaje a Escocia

Día 2 Oban - Mull - Staffa - Iona - Oban (130 Km.)

(a 9 km.) Oban: Después de un espectacular desayuno en el hotel Falls of Lora, vamos hasta el puerto de Oban para iniciar el tour de las 3 islas. Recogemos en la oficina de Staffa Tours los tickets que habíamos reservado previamente. El tour incluye una combinación de ferry, autocar y barco para visitar las islas de Mull, Staffa e Iona. Realizamos el primer tramo del tour en el ferry que nos lleva desde Oban hasta el puerto de Craignure, en la isla de Mull en apenas 45 minutos. Aunque el día ha amanecido lluvioso, la partida de Oban es espectacular. A los pocos minutos divisamos a babor las ruinas del Dunollie Castle y a proa la Ciudad de Oban, con la torre de McCaig en lo alto y la chimenea de la destilería de whisky debajo. Ya en la costa de Mull vemos el Duart castle.

Oban

Oban

En el puerto de Craignure nos recoge un autocar de dos pisos que nos llevará hasta Fionnphort, al otro lado de la isla. Es un trayecto de 56 kilómetros que tardamos alrededor de una hora y media en recorrer. La carretera tiene un único carril y multitud de "Passing place" (Lugar para apartarse para dejar pasar al vehículo que viene de frente). Aunque sigue lloviendo, el paisaje es precioso. Avanzamos por verdes valles sobre los cuales caen multitud de cascadas. A la altura de Ishriff vemos una espectacular vista del valle con 3 lagos. Pasada la población de Killunaig, junto al Loch Scridain, contemplamos una pequeña colonia de focas. Una vez en Fionnphort hacemos cola para coger el bote que nos llevará a la isla de Staffa. Por fin deja de llover y sale el sol.

Isla de Mull

Isla de Mull

Subimos a la embarcación que nos lleva a la isla de Staffa, la estrella de la jornada. El trayecto es de aproximadamente una hora. Saliendo de Fionnphort contemplamos unas calas preciosas. A estribor las playas de la isla de Iona, que visitaremos más tarde. Al pasar junto a unas rocas el barco aminora su velocidad para contemplar un grupo de focas. Nuestras hijas están entusiasmadas ante la posibilidad de ver delfines y a mitad de la travesía el capitán nos avisa que se acerca un grupo de estos animales, Durante un par de minutos 4 delfines saltan junto a nosotros. La isla de Staffa es una de las islas Hébridas. Es una isla de origen volcánico de aproximadamente 1 kilómetro de largo, 500 metros de ancho y una altura máxima de 42 metros.

Focas Delfines

Focas y delfines

Consiste en un sótano de toba, debajo de columnatas de un basalto terciario negro de grano fino, sobre el cual se encuentra una tercera capa de lava basáltica sin una estructura cristalina. Por el contrario, el enfriamiento lento de la segunda capa de basalto dio como resultado un patrón extraordinario de columnas basálticas predominantemente hexagonales que forman las caras y las paredes de las cuevas principales. El barco, tras detenerse un momento frente a la cueva de Fingal, nos deja en un pequeño embarcadero. En una hora vuelve a recogernos. Existe la posibilidad de ir caminando hasta el interior de la cueva de Fingal o subir a la cima de la isla para ver a los frailecillos que anidan al este de la isla.

Isla de Staffa

Isla de Staffa

Escogemos esta última opción pero tenemos la mala suerte de que casi todos los frailecillos están en el mar. Apenas vemos volar a un par de ellos. La característica más famosa de Staffa es la Cueva de Fingal, una gran cueva marina ubicada cerca del extremo sur de la isla, de unos 20 metros de altura y 75 metros de largo, formada en los acantilados de columnas hexagonales de basalto. Este acantilado se llama Colonnade o The Great Face y fueron estos acantilados y sus cuevas los que inspiraron Die Hebriden de Felix Mendelssohn. En la costa este se encuetran la Goat Cave y la Clamshell Cave. Esta última tiene 10 metros de alto, unos 6 metros de ancho en la entrada, por unos 45 metros de largo.

Isla de Staffa - Cueva de Fingal

Isla de Staffa - Cueva de Fingal

Embarcamos de nuevo en el barco, que en 45 minutos nos lleva a la isla de Iona. Todavía luce el sol y sorprende el color del agua de las playas de esta isla. Tenemos un par de horas que aprovechamos primero para comer y después para visitar la abadía de Iona. En 563, San Columba o san Columcille, exiliado de Irlanda, fundó un monasterio en la isla, la Abadía de Iona. Desde allí, se produjo la cristianización de Escocia. Se cree también que el Libro de Kells fue redactado en la isla en esa época. El monasterio, centro de peregrinación, existió hasta la Reforma anglicana. Delante de la Abadía se encuentra la Cruz de San Martín del siglo IX, una de las cruces celtas mejor conservadas de las Islas Británicas, y una réplica de la Cruz de San Juan del siglo VIII.

Isla de Iona

Isla de Iona

De nuevo, un barco nos lleva hasta el puerto de Fionnphort, donde nos recoge el autocar que a su vez cruzará de nuevo la isla de Mull para subirnos al ferry que nos llevará de vuelta a Oban. Sobre las 20:00 llegamos al puerto de Oban, donde buscamos un restaurante para cenar. El tour nos costó 60 libras por persona, pero es una excursión totalmente recomendable.

(a 9 km.) Falls of Lora: Regresamos al hotel.