Viaje a Bretaña

Día 6 Lannion - Saint Malo (280 Km.)

Bretaña


 

Lannion: un pueblo muy bretón.

(a 11 Km.) Perros Guirec: la estación balnearia de moda en esta costa.

(a 33 Km.) Paimpol:

(a 52 Km.) St. Brieuc: Es una región de puentes y valles, en el fondo de los cuales serpentean los ríos Gouédic y Gouet, Saint Brieuc fue edificada al borde de la bahía que lleva su nombre. La ciudad, construida en una planicie en el cruce de dos largas corrientes verdes, ha logrado conservar, en su seno, el agua y el medio natural. A dos pasos del valle, a dos puentes del mar...

Aquí, el verde del valle se mezcla con el azul del mar. Los árboles tienden sus brazos invitando al paseo, mientras que los olores del mercado incitan a quedarse. En el recodo de un sendero o de una callejuela respiren y sientan el placer que emana de una exposición, de una buena comida en la terraza de un café, de un concierto o de una escapada inminente. A1 atravesar el puente, el ruido de las olas les guía hasta la playa muy próxima. Bajo la mirada de las cometas, déjense tentar por un baño o por el frenesí de la plancha a vela. El mar abre el apetito y, al volver, el olor de un plato de vieiras les invita a comer.

Son dignos de destacar las venerables moradas de la Plaza Louis Guilloux y la caja de órgano de la catedral.

(a 45 Km.) Cabo Frehel: considerado como uno de los parajes costeros más bellos de Bretaña con sus grandes acantilados y sus magníficas vistas.

Cabo Frehel
Cabo Frehel

(a 62 Km.) Dinan: Levantada a orillas del río Rance, es una agradable y verde ciudad medieval fortificada. En la calle Jerzual podéis ver unas cuantas casas antiguas y hacer algunas compras en los talleres artesanos que la bordean. Acercaos también a la plaza des Merciers y a la plaza des Cordeliers, rodeadas de casas medievales. Podéis visitar la Basilica de Saint Sauveur (XII) y el Castillo (XIV), construido por los Duques de Bretaña y en cuyo interior hay un pequeño museo. Estupendas vistas desde la Tour de I'Horloge y desde el Jardin Anglais, ambos al lado de la iglesia. Posibilidad de realizar una excursión en barco hacia Dinard y Saint Malo.

Dinan
Dinan

(a 66 Km.) Dinard: una exquisita ciudad balnearia a 11 km de Saint Malo. Pese a la poca distancia que las separa son dos ciudades que no tienen nada que ver, tanto por su ambiente, como por su carácter y estructura. No tiene ningún atractivo especial, excepto la playa de I'Ecluse y el paseo por el camino de ronda de la Pointe du Vicomté.

(a 11 Km.) Saint Malo: Hay que realizarla a pie, aunque se puede entrar con el coche, aparcadle en la Esplanade de Saint Vincent. Antes de comenzar la visita os recordaremos que la ciudad sufrió gravísimos daños durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, por lo que ha sido necesario reconstruirla casi por completo.

Se entra en la ciudad amurallada o Intra Muros por la Porte de Saint Vincent. A la derecha se alza el Castillo, que fue construido, aprovechando uno anterior, por el duque Francisco y su hija Ana (XV). Una de las alas alberga el Ayuntamiento, mientras que en la gran torre está el museo Municipal (abre de junio a mediados de septiembre). En el magnífico interior se retraza la historia local desde el siglo XII hasta el XIX y además se recuerda la memoria de las grandes figuras nacidas en la ciudad: Surcouf, Chateaubriand, Cartier, etc. Desde aquí se puede acceder a las torres de vigía, desde donde se tienen unas vistas alucinantes. En el mismo castillo, la torre de Quiquengrogne y el torreón pequeño albergan un museo de Cera. AI salir, os encontraréis en la place Chateaubriand, desde donde sale un circuito flechado que recorre las calles, casas, rincones y pasajes más especiales de la ciudad.

En uno de los extremos de la plaza está la Porte Saint Thomas, que por un lado da a la Grande Plage y al Acuarium, mientras que por otro, si subís por la escalera, llegaréis al Camino de Ronda de las murallas de la ciudad. Este es un paseo obligado, ya que, entre otras cosas, no todo se ve desde la calle. Os recomendamos hacerlo cuando la marea está alta.

La visita de Intra Muros (algunos la llaman también Ville Close) es una gozada, ya que resulta delicioso pasear por las estrechas calles, bordeadas de casas de los siglos XVII y XVIII. Como ya sabéis, podéis hacer la visita siguiendo el circuito flechado que sale de la plaza Chateaubriand.

Saint Malo
Saint Malo

EI centro lo ocupa la catedral de Saint Vincent, que aúna los estilos clásico y renacentista. En el interior algunas partes corresponden al edificio anterior, como la nave y el crucero del transepto (XII), de estilo angevino, el coro (XIV) adornado con bellas vidrieras y las capillas (XIV-XV). La fachada es del siglo XVIII. AI noroeste de la iglesia está la antigua capilla de los Benedictinos (XVII).

Desde la catedral, la calle Broussais lleva a la capilla de Saint Sauveur (XVIII), que alberga el pequeño Musée de la Vie Quotidienne de Saint Malo. Un poco más abajo, en la calle Toulouse, está el fascinante Musée de la Poupée (Museo de la Muñeca) donde se expone una colección de más de 300 muñecas, presentadas en vitrinas y dando vida a escenas diversas. Bastantes de las casas que rodean el museo pertenecían a ricos armadores de la ciudad, algunos de los cuales eran corsarios "retirados". Un buen ejemplo es la casa situada la izquierda de la Porte Saint Dinan, en la que vivió treinta años el pirata Surcouf.

Para acabar la visita, acercaros a las dos ciudades balnearias que rodean la ciudad: Paramé y Saint Servan. La primera se extiende desde el Casino hasta la Pointe de Rochebonne y tiene 2 km de playa recorrida por un amplio paseo (cuidado con los días de tormenta). La segunda está al sur de Intra Muros, y en ella podéis visitar, en la tour Solidor, el Musée des Long Cours Cap Horniers. Es preciosa la Corniche d'Aleth.


 

Anterior | Menú Bretaña | Siguiente