Viaje a Escocia

Día 4 Broadford - Fairy pools - Dunvegan - Coral beach - Broadford (159 Km.)

(a 44 km.) Fairy Pools: Salimos hacía la primera visita del día, las Fairy pools. Nada más salir de Broadford el paisaje de la isla de Skye ya empieza a sorprendernos. Vamos condiciendo cerca de la costa, pasando por los Loch na Cairidh, Loch Ainort y Loch Sligachan. En Sligachan, antes de tomar el desvío hacia la A863, paramos un momento a hacer unas fotos del puente de piedra y las Sligachan Waterfalls. Como está lloviendo abundantemente el agua baja con fuerza. Al llegar a Drynoch dejamos la carretera principal y continuamos por una carretera más estrecha repleta de "Passing places". Llegamos por fin a al parking de las Fairy pools, completamente lleno, por lo que dejamos el coche a un lado de la carretera.

Sligachan Waterfalls

Sligachan Waterfalls

Las Fairy pools son una serie de piscinas y cascadas de agua cristalina formadas por el río Brittle y ubicadas a los pies de las Black Cuillins. Desde el aparcamiento primero hay que bajar hasta el fondo del valle y, tras cruzar un par de ríos a través de amplias piedras, se asciende por la ladera opuesta. En apenas 20 minutos se llega a la primera de las cascadas. Esta parte del camino es la más costosa. No se desanime porque a poca distancia ya se encuentran las piscinas. Esta primera cascada es la que tiene la caída más alta y la piscina más profunda. Lo más desagradable, además de la persistente lluvia, son los "muggies", una especie de nubes de mosquitos muy molestos y pequeños. Afortunadamente nos habían prevenido de ellos y nos pusimos unas redes protectoras, ridículas pero muy útiles.

Fairy pools

Fairy pools

La siguiente piscina es propiamente la más famosa, una ideal piscina azul de agua muy clara para nadar. Nosotros no la identificamos, motivo por el cual seguimos subiendo. Llegamos a un punto en el que no podíamos continuar debido al barro. Tras unos minutos de duda regresamos y nos dimos cuenta de que habíamos superado un pequeño cartel que indicaba el Fin de las Fairy pools. De vuelta a la piscina principal identificamos la famosa piscina. El problema es que dependiendo de la cantidad de agua la forma de las cascadas varía mucho, además que debido a la lluvia las aguas no se mostraban cristalinas. Aun así el paisaje es precioso. De regreso al aparcamiento vimos a un hombre que se tiraba a una de las piscinas. el agua estaba muy fría.

Fairy pools

Fairy pools

(a 39 km.) Dunvegan: Salimos en dirección al norte de la isla, con el primer objetivo de encontrar un sitio para comer. Tras muchos kilómetros por fin encontramos en Struan una pequeña tienda de libros/café (Bog Myrtle Skye) muy acogedora. Allí, además de unos platos locales deliciosos, comimos el que según su propietaria el mejor Brownie de Escocia. Damos fe de que estaba delicioso. Llegamos al castillo de Dunvegan. El castillo, cuya primera construcción conocida data del siglo XIII ,ha sido bastión del clan de los MacLeod durante más de 700 años. Tras diversas ampliaciones fue remodelado en estilo medieval en el siglo XIX. Llegamos al castillo a las 16:00, una hora antes de su cierre. Queriamos entrar al castillo y contratar la excursión en barca al Loch Dunvegan, para ver de cerca a la colonia de focas que allí habita. Lamentablemente la última excursión de día acababa de salir. motivo por el cual decidimos no entrat al castillo y aprovechar que había salido el sol para pasear por la cercana Coral beach.

Castillo de Dunvegan

Castillo de Dunvegan

(a 6 km.) Coral beach: Llegamos a través de una carretera estrecha hasta el parking de la Coral Beach. Como hace sol, y el parking es muy pequeño, nos costó encontrar un hueco donde poder aparcar. Tras cruzar una valla, iniciamos el camino hasta la playa. Se trata de un camino amplio y fácil que va descendiendo hasta la playa (el camino de regreso es de subida). Más o menos hay unos 1,8 kilómetros hasta la playa y se tarda unos 25 minutos en llegar. El camino discurre por el interior de una granja y nosotros nos encontramos un grupo de vacas (y toros) pastando junto al camino. Unos cientos de metros antes de llegar a la playa debemos subir a un promontorio desde el que obtenemos unas fabulosas vistas de la Coral beach.

Coral beach

Coral beach

A pesar de que se llama Coral Beach, su blanca arena no es realmente coral. Se trata de esqueletos blanqueados de algas rojas Coralline (también conocido como Maërl). En el arrecife de la isla de Lampay el Coralline crece muy lentamente a 1 mm por año. También hay muchas conchas diferentes y coloridas en la playa. Justo al lado de la playa hay una pequeña colina que se conoce como el 'Ghrobain'. En apenas un par de minutos subimos a ella y obtenemos unas increíbles vistas sobre la playa, el azul turquesa de sus aguas y las cercanas islas. Después de quedarnos un buen rato disfrutando de este paisaje, regresamos hasta el aparcamiento, donde debemos protegernos de nuevo de los muggies.

Coral beach

Coral beach

(a 70 km.) Broadford: Tras haber disfrutado de uno de paisajes que más nos gustaron del viaje, cruzamos de nuevo la isla de norte a sur para volver al albergue. Pasamos de nuevo por Sligachan, esta vez soleado, y nos sorprende ver la diferencia existente en las cascadas, debido a que ahora llevan mucha menos agua. Como llegamos a Broadford algo tarde, nos encontramos con el problema de que casi todos los restaurantes ya habían cerrado la cocina o estaban llenos.